Alerta temprana

Es el elemento que reduce los riesgos naturales, que previene pérdidas de vida y disminuye el impacto material y económico (UNISDR). Desde el año 2005, y por parte de la Oficina para la Reducción de Riesgos Naturales de la Organización de las Naciones Unidas (UNISDR por sus siglas en inglés), se comenzó a utilizar el concepto “riesgo natural” por sobre “desastre natural”, dejando en claro que puede evitarse y que, el hecho de que sea un desastre, tiene directa relación con que el ser humano no disminuyó el riesgo. Es la primera instancia de alerta en caso de algún riesgo natural. En Chile, la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (ONEMI) la denomina “Alerta temprana preventiva” (de color verde), indicando que se entra a un estado de vigilancia del área en alerta y de los posibles escenarios de riesgo, los cuales pueden ser forestales, mineros, ambientales, metereológicos o volcánicos. Luego es seguida por la alerta amarilla y la alerta roja. Depende del CAT (Centro de Alerta Temprana) y tiene convenios de colaboración y protocolos de emergencia con el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA), Centro Sismológico Nacional (CSN), Servicio Nacional de Geología y Minería (SERNAGEOMIN), Observatorio Volcanológico de los Andes Sur (OVDAS), Corporación Nacional Forestal (CONAF) y la Dirección del Territorio Marítimo de la Arma de Chile (DIRECTEMAR). Se potención luego de la erupción del 2008 del Volcán Chaitén y el terremoto 8.8 Mw de Cobquecura del 2010.