Comprendiendo las erupciones

Por: María Angélica Contreras y Thiare Ceballos

“(…) durante la noche del 19 de enero, el volcán Osorno se pone en erupción. A medianoche, el centinela observa algo que se parece a una gran estrella, ésta aumenta a cada instante y a las tres de la madrugada, asistimos al más magnífico de los espectáculos. Con ayuda del telescopio, vemos en medio de espléndidas llamas rojas, negros objetos proyectados incesantemente al aire, que después caen”

Comprendiendo las erupciones (1)

A sí describía el naturalista Charles Darwin, desde el Beagle, la erupción del volcán Osorno del año 1835. Hoy, 188 años después, el mundo se impresiona con imágenes y videos que circulan en redes sociales y noticiarios mostrando las erupciones del volcán Fuego en Guatemala y Hawaii en Estado Unidos, así como las terribles consecuencias en las poblaciones cercanas.

De acuerdo con el Programa de Volcanismo Global (Global Volcanism Program) de Estados Unidos, durante el año 2017 ocurrieron 68 erupciones volcánicas alrededor del mundo. De hecho, uno de esos volcanes en erupción es chileno: Complejo Volcánico Nevados de Chillán (CVNCh). El CVNCh se mantiene en erupción desde diciembre del año 2015 y, a la fecha, presenta explosiones de manera frecuente que se observan desde los poblados aledaños al volcán. Además, está creciendo un domo dentro del cráter. Algo así como un “tapón de lava que no fluye” y que, posteriormente, se ha destruido de manera parcial en explosiones menores.

La primera pregunta que surge al escuchar sobre estos fenómenos es: ¿Están todos estos eventos relacionados? Y la respuesta es categórica: No, no existe relación alguna entre erupciones de distintos volcanes. Por supuesto existen similitudes, sin embargo, ninguna es consecuencia de la otra. Las conocidas islas hawaianas Kauai, Oahu, Maui y Hawaii, forman parte de una cadena de islas volcánicas en medio de la placa del Pacífico. En este caso, en algún lugar puntual de la placa (conocido como “punto caliente” o “hot spot” en inglés) el magma asciende hasta la superficie. Finalmente, tras la acumulación de material volcánico por millones de años se forman las islas. En este tipo de volcanes el material emitido es lava muy fluida, siendo las explosiones de tipo moderadas. Como estas islas están pobladas, en ocasiones se observa que el magma aparece en superficie justo en medio de una calle o una casa. Un sinnúmero de videos y fotografías de la isla de Hawaii así lo demuestran.

En países como Chile o Guatemala, en cambio, la mayor parte de los volcanes (salvo contadas excepciones) se producen como una consecuencia de un tipo de movimiento entre placas tectónicas conocido como “subducción”. En el caso de Chile la placa oceánica de Nazca se sumerge bajo la placa continental Sudamericana, proceso que a su vez genera la mayoría de los terremotos del margen Pacífico. El material es siempre emitido desde un área cercana al cráter, lo cual hace que el volcán crezca adquiriendo una forma similar a un cono. Las erupciones pueden ser con emisión de flujos de lava, pero también pueden generar grandes explosiones como ocurrió con el volcán Calbuco el año 2015.

Comprendiendo las erupciones (2)

A pesar de que el área desde donde se emiten es bien acotada, los productos pueden alcanzar grandes distancias pudiendo causar grandes daños en los poblados más cercanos, tal como ocurrió en el poblado de San Miguel de los Lotes y varias aldeas alrededor del volcán Fuego en Guatemala.

Comprendiendo las erupciones (3)

¿Por qué la erupción del volcán Fuego fue mucho más mortífera que la erupción de Hawaii?: por el tipo de erupción y productos asociados. En el primero se generaron flujos piroclásticos que corresponden a material emitido en forma explosiva y que pueden avanzar a alta velocidad (~700 km/h) y altas temperaturas (~1000°C), quedando la población más cercana imposibilitada de escapar. En Hawaii, en cambio, el material emitido es lava que si bien también posee una alta temperatura (~1000°C), avanza mucho más lento (~1-100 m/h) y, por tanto, se pueden tomar medidas de mitigación y evacuar a la población que sería afectada a tiempo.

Los procesos volcánicos que se han mencionado no son nuevos. Han ocurrido desde hace miles de años y seguirán ocurriendo en el futuro. Es por eso que la clave para reaccionar de una manera exitosa ante futuras erupciones volcánicas radica en una población informada, trabajo de monitoreo en tiempo real de los volcanes y estudios científicos que entreguen información acerca del comportamiento de los centros volcánicos en el pasado.

Algunos sitios que brindan información importante de erupciones en el mundo son: https://volcano.si.edu y la web de SERNAGEOMIN http://www.sernageomin.cl/red-nacional-de-vigilan-cia-volcanica. En esta última existe una actualización constante del estado de alerta de cada uno de los volcanes del territorio nacional, información que se obtiene del monitoreo permanente que se realiza en el Observatorio Volcanológico de los Andes del Sur (OVDAS) ubicado en la ciudad de Temuco y desde donde se monitorean 45 volcanes a lo largo de nuestro país.