Cuando se cae el cerro

Por: Luis Moreno y Luis Lépez

Estando en carreteras, posiblemente todos hemos visto mallas de contención sobre las laderas o hemos visto que a veces se cortan los accesos a los caminos debido a la “caída del cerro”. Así también, hemos escuchado de derrumbes de potencial catastrófico como es el caso del “Riñihuazo” de 1960. Todos estos eventos están relacionados y se denominan conjuntamente “remociones en masa” o REM. Estos son procesos de transporte de material de determinado volumen de suelo y/o roca en diversas proporciones, de carácter descendente y que pueden ser gatillados por diversos factores.
El caso del Riñihuazo ocurrió como una de las consecuencias del terremoto de 9,5 Mw de 1960 en Valdivia. En dicha ocasión, se produjo un bloqueo al Río San Pedro ocasionado por tres derrumbes cerca del volcán Mocho-Choshuenco, los cuales casi provocaron el rebosamiento del Lago Riñihue, de no ser por labores de ingeniería que previnieron el desastre a tiempo.
En todos los casos de REM existen factores desencadenantes que gatillan el fenómeno. Estos factores en general corresponden a lluvias intensas, sismos, temperatura y tipo de suelo o roca.
Pero también existen otros factores. Por ejemplo, los intensos incendios forestales ocurridos durante el verano del año 2017 en el centro sur de Chile podrían haber generado una REM, ya que la pérdida de vegetación a alta velocidad es un desencadenante. ¿Por qué ocurre esto?: las laderas de los cerros se mantienen más resistentes cuando las raíces de la vegetación se encuentran firmes en ella. Una pérdida de esta vegetación hará que la ladera pierda firmeza y ceda ante la gravedad. Afortunadamente, esto no ocurrió, pero el peligro estuvo presente.
Durante marzo del año 2015 se registraron cerca de 70 mm de lluvia en el norte de Chile. A modo de referencia, esto es lo que puede llover en Temuco durante un día; sin embargo, en la zona norte de Chile, esa cantidad de precipitaciones puede ocurrir a lo largo de todo un año. Esto, sumado a la presencia de escasa vegetación y un suelo tan árido que impide que el agua se infiltre, ocasionó la generación de aluviones de tales dimensiones que el gobierno declaró Estado de Excepción. Los aluviones provocaron la muerte de 31 personas y dejaron 16 desaparecidos, además de 16.588 damnificados.
Existen casos en que una infiltración excesiva de agua también produce inestabilidad que finalmente gatilla la generación de REM. En agosto del 2004, en la comuna de Lago Ranco, se registraron precipitaciones de 178 mm/día, provocando que las laderas de los cerros tuviesen un peso mayor al que soportaban. Esto generó un flujo de agua que arrastró consigo un alto contenido de troncos, bloques de roca y barro. Se destruyeron casas rurales y caminos, incluyendo la recién inaugurada “Ruta de los 7 Lagos” a lo largo de más de 500 m de extensión. Una persona resultó fallecida y 55 resultaron heridas o directamente afectadas por el desastre. A modo de antecedente, la tala ilegal de árboles en el sector fue la que permitió que existiera una alta cantidad de troncos inmersos en el flujo.
Otro ejemplo de una REM conocida ocurrió en el año 2004, en Puerto Aysén. Un sismo de magnitud 6.1 Mw de menos de 10 km de profundidad se generó en el fiordo de Aysén. Posteriormente, se generó un tsunami dentro del fiordo, que inicialmente se asoció con el sismo recientemente ocurrido. Sin embargo, un estudio realizado por el geólogo Sergio Sepúlveda, de la Universidad de Chile, confirmó que el sismo ocurrió a partir de una falla denominada Falla Liquiñe-Ofqui, que se encuentra aledaña a Puerto Aysén. Esto generó un sismo tan superficial que afectó fuertemente los cerros cercanos, provocando cientos de flujos, caídas de rocas y el colapso casi total de la ladera del cerro ubicado frente a la Isla Mentirosa.
La caída de más de 8 millones de m3 de material al agua del fiordo, generó olas de hasta 6 m de altura en las costas, dejando 10 fallecidos. Como consecuencia a estos eventos, al año siguiente se creó la Oficina Técnica de Coyhaique del Servicio Nacional de Geología y Minería (SERNAGEOMIN).
Por último, existen REM de tipo lento, a tal punto que ocurren a una velocidad imperceptible. Muchos hemos visto, especialmente en el sur de Chile, árboles que crecen con el tronco inclinado o zigzagueando hacia la cima. Este proceso es conocido como creep o reptación.
Si bien el peligro de estas REM no es inmediato como en las anteriores, sí pueden generar daños, ya que causan grietas importantes en estructura e infraestructura que se encuentre sobre la ladera. Un estudio del geofísico de la Universidad de La Frontera, Ivo Fustos, indica que estos eventos son reactivados cuando las lluvias son intensas, siendo la Región del BíoBío y de la Araucanía casos de estudio importantes.

Cuando se cae el cerro (1)

En la actualidad, la fuerte explosión demográfica ha traído consigo la expansión de los asentamientos urbanos hacia las zonas montañosas que rodean los valles. Es decir, existe una importante escasez de suelo para construir, de modo tal que las áreas residenciales han sido situadas directamente en áreas con peligro de generación de remociones. El conocimiento de los peligros y de los riesgos asociados, tanto por parte de los lugareños de un sector, como de las autoridades competentes, es crucial para prevenir y mitigar desastres.

Cuando se cae el cerro (2)
Cuando se cae el cerro (3)